República Bolivariana
de Venezuela
Municipio Mariño
Estado Nueva Esparta
  Jueves 21 de Septiembre del 2017

VALORES …….. SEROLAV

Uno de los espacios más controlados al que puede asistir una persona, es el área de quirófano de un centro asistencial, quizás solo comparado con el área de lanzamiento de un transbordador espacial o tal vez una central termo nuclear, en estas aéreas, se controla todo, calidad del aire que se respira, nivel de colonización bacteriana en pisos y paredes, todos los que entran a ese espacio, se visten de una misma manera, hablan bajo los mismos códigos, cada actor sabe exactamente cuál es su ubicación y sus funciones, nadie se atribuye responsabilidades de otro, se sigue al píe de la letra un protocolo muy estricto, lo que determina que el nivel de confianza entre las personas que trabajan en esos espacios sea muy alto, nadie ocupa su mente en pensar en algo diferente que no sea la restitución de la salud del paciente que tienen en frente, que el cohete llegue a su destino de la manera esperada o que no se presenten fugas de material radio activo;  una vez que usted entra e estos espacios desaparecen de su mente todas las distracciones comunes de la cotidianidad.

Pero resulta que al nivel de concentración mental que tienen estos trabajadores, ahora se suma que un malhechor tiene libre acceso a estos espacios y puede, sin ningún recato, disparar y matar a cualquiera de las personas que se encuentren en estos lugares.

¿Pero cómo hemos llegado hasta este punto?, la respuesta no la puedo dar yo, pero si soy consciente de que muchas cosas han cambiado desde la época en que era un adolescente, que veía como mis padres trabajaban y nos daban a mis hermanos y a mí, el mejor ejemplo de cómo vivir en paz y armonía con todos y eran ejemplo vivo de cómo un recto accionar apegado a principios básicos de respeto a la vida, respeto a lo ajeno, amor al trabajo, solidaridad y responsabilidad, son la clave para la convivencia con el resto del mundo.

También recuerdo, oír en mi casa hablar de los grandes pensadores franceses como inspiradores de la maravillosa gesta de Francisco de Miranda y por supuesto saber de la obra de Víctor Hugo “Los Miserables” que nos da una magnifica lección de todos estos valores, en esta obra se destaca el conflicto de un hombre bueno que, urgido por el hambre de su sobrina huérfana, roba una hogaza de pan para alimentarla, esto le lleva a la cárcel y a sufrir una serie de desventuras y a vivir una vida oculta, para no ser alcanzado por el brazo de la “Ley”; Jean Valjean tras cometer un error tras otro, en un momento de reflexión decide enderezar su vida, pero siempre con la certeza de que la Ley, representada por el personaje de Javert está tras sus pasos; en la obra, la falta cometida en la juventud por Valjean es redimida con creces por una vida recta y virtuosa del mismo, termina esta obra convirtiéndose en un clásico que en algún momento todos deberíamos leer.

Pero en el año 2.000, una serie de eventos caóticos y desafortunados nos llevan a un punto específico en el cual, en cadena nacional de radio y televisión, el para ese entonces líder de esta revolución, descontextualizando  las acciones del personaje literario, nos indica que “robar por hambre no es delito”, desde ese momento comenzó una escalada delictual bajo la mirada complaciente de “los hijos de Javert”,  quienes se ponen la venda de la justicia en los ojos  para no ver la realidad y hacer como un niño de un año que cubre sus ojos para aislarse del mundo  ¡si no lo veo… no existe.

 Esto ha llevado a la profesionalización del crimen, Dios nos dijo “ganarás el pan con el sudor de tu frente” esto es una enseñanza clara de la importancia del trabajo enaltecedor, como medio para ganar el sustento y llevar una vida digna, todo lo contrario a lo que hoy ocurre. Este hacerse de la vista gorda de las autoridades ha derivado en un nuevo gremio, los criminales,  quienes durante estos años han ido creando más y más agremiados en torno a la ley del revólver;  la falta de valores en los hogares y la inacción política durante tantos años en torno a este tema, hace posible hoy que muchos jóvenes en vez de pensar en prepararse para el trabajo y conseguir una vida digna, prefieran salir a buscar una pistola y dedicarse a trabajar como criminales, total estos ni pagan impuestos ni se tienen que someter a convencionalismos y de caer presos, les esperan fiestas y piscina, en lugar de rehabilitación y formación para el trabajo.

Estamos en un punto donde debemos mirar atrás y analizar lo ocurrido, rescatar los valores que llevamos dentro y darles su verdadera interpretación; los líderes políticos y funcionarios públicos deben dar ejemplo de ello con su vida y sus acciones  y si no están seguros de que esto debe ser así, recuerden el año 2.000. Tomar nuevamente el control no será fácil, sobre todo teniendo desde el gobierno el peor de  los ejemplos, al hijo de los antivalores en carne y hueso.

La lucha debemos plantearla como una tarea pendiente, un trabajo que solo podrán realizar los mejores hombres y mujeres, ciudadanos que enarbolen sus rectos  principios  como estandartes de sus vidas. El rescate de los valores de una sociedad requiere del concurso de todos, sin mezquindades y con la humildad suficiente como para entender que todos podemos encontrar una manera de enderezar nuestras vidas, así como Jean Valjean encontró a Colet como medio para redimir sus valores, los venezolanos debemos luchar  para encontrar  el camino que enrumbe a nuestro país y darle a la vida el primer puesto en la escala de valores.

 

Dr. Jesús Eduardo Fernández I

C.I. 9307179

Director General Alcaldía del Municipio Mariño

@JesusEduardoFI

 

 


Compartir