República Bolivariana
de Venezuela
Municipio Mariño
Estado Nueva Esparta
  Jueves 25 de Mayo del 2017

“Ciudad Botiquín”: Irrespeto al gentilicio Porlamarense.

El candidato turista representante de Maduro en el Municipio Mariño, en su desaforado afán por convencer incautos sigue cometiendo un error tras otro. No entendemos como alguien que se jacta de querer gobernar a la ciudad de Porlamar se atreve a hacer tan temeraria afirmación, pareciera que con ello revela su inmensa ignorancia de la historia de este pueblo y de su gente. Más aun, refleja su falta de pertenencia y querencia por una región de la cual no es nativo. Por supuesto, esta campaña sistemática de descredito contra la ciudad, sus habitantes y autoridades, no es al azar, es producto de las estrategias definidas por “profesionales” venidos de otras tierras que no tienen ninguna idea de la cultura ciudadana de nuestra gente.

 

Decir que Porlamar es una ciudad botiquín es irrespetar aquellos hombres y mujeres que desde bien temprano salen a la calle a buscar el sustento y el pan diario. Muchos de ellos son profesionales quienes impulsados por la crisis económica han debido dirigirse a desempeñar actividades económicas no formales. Es desconocer el trabajo que diariamente realizan los comerciantes y empresarios quienes siguen apostando al crecimiento, desarrollo y progreso de la ciudad; es atentar contra la dignidad de la mujer trabajadora, honesta y luchadora que día a día se la juega en la calle para garantizar el bienestar de la familia; es acusar a los honestos trabajadores del volante de borrachines y desmeritar su labor.

 

Igualmente, es descalificar la dignidad inherente al ejercicio de cualquier trabajo, de quienes se ocupan de distribuir y expender especies alcohólicas, muchas veces impulsados por el sano deseo de olvidar por un momento los efectos de una crisis económica perversa que genera problemas cotidianos como escasez e inflación de los alimentos, el desempleo, la inseguridad, las fallas de servicios eléctricos y de agua, entre muchos otros; es sencillamente denigrar de la familia porlamarense en general y pretender que somos unos seres indefensos, incapaces de tomar nuestras propias decisiones.

 

 

Este candidato turista y sus asesores deberían estudiar mucho más la idiosincrasia y estirpe del porlamarense, así podrán entender que somos una raza bravía y guerrera que como buenos herederos de la casta guaiquerí, hemos superado obstáculos y resuelto cualquier tipo de adversidad. Ahora resulta que esta especie de combinación de Batman con Superman, nos quiere vender la idea que EL, solo El, puede solucionar todos los problemas mediante la tecnología, lo cual, solo denota su colosal ego y falta de conocimiento de la historia pues sin desmeritar el valor de los avances tecnológicos, estos no han sido la mejor respuesta a los ingentes padecimientos psico-sociales que padece la población. Claro este patético intento por presentarse como salvador de la ciudad no es solo responsabilidad del candidato turista, sino de sus asesores y seguidores venidos de otras tierras, quienes se encargan de inflar su prepotencia y autosuficiencia, escondiéndole a propósito el simple detalle de que para ganarse el favor del pueblo es necesario entender y padecer sus mismas necesidades y establecer una empatía emotiva que solo se alcanza con largos años de trabajo, pertenencia y querencia por una ciudad y su gente. Por eso hoy más que nunca ALFREDO DIAZ, cuenta y seguirá contando con todo el apoyo y respaldo de su gente. 

 

 

Opinión por Licdo. David Dubén F.


Compartir